Uncategorized

Algunos apuntes que pueden ser de tu interés

Hace unos días atrás recibí un mail de una de las suscripciones que tengo, que me pareció por demás interesante, “casualmente” llegó en un momento en el que estoy emprendiendo otra idea que me apasiona y que espero tenga sus buenos frutos, así como otras ideas tuvieron sus buenos resultados en su momento.

Para entrar el contexto, el mail hablaba sobre la vocación, y el peligro de darle un significado erróneo a esa palabra.

Una parte importante del mail hablaba sobre que si piensas bien y sientes que no has encontrado tu vocación, eso podría hacerte sentir un fracasado o que tal vez estás navegando sin rumbo.

En contra posición, si actualmente sientes que has encontrado tu vocación y estás trabajando en ella, puede que en algún tiempo más sientas el deseo o la necesidad de hacer algo más y encuentres una nueva vocación.

Copio a continuación una parte del mail que me pareció importante:

Para mí no tenemos una sola vocación sino muchas, y no es algo con lo que nazcamos sino que es algo que experimentamos por el camino.

No esperes a que tu vocación te llegue como por arte de magia, prueba cosas, profundiza en las que te gustan más y luego intenta ganarte la vida con la que más te apetezca. Y si no funciona… vuelve a repetir.

Esas palabras son algo con lo que estoy muy de acuerdo, creo que nosotros no somos lo que hemos escogido hacer para ganar el pan de cada día, somos mucho más, somos seres que evolucionamos constantemente y que podemos aprender y seguir buscando nuevas experiencias cada día.

Habían otros párrafos muy interesantes que los copio a continuación:

El mayor peligro de las vocaciones es identificarte con ellas, porque si no funcionan te identificas con el fracaso y te puedes llegar a sentir un fracasado, aunque lo que realmente ha pasado es que has probado una cosa, no ha salido bien por los motivos que sea, has aprendido mucho por el camino y has llegado a la conclusión de que necesitas probar otra cosa. Es simplemente eso.

En el otro extremo es si estás perdido y no encuentras una vocación es que no estás probando cosas nuevas. No esperes a que te llegue una idea genial para crear un negocio o encontrar una vocación, es mucho más productivo y realista probar cosas nuevas, investigar qué te gusta y qué no, cómo puedes solucionar problemas a otras personas…

Desde luego que nuestra actividad, eso que nos gusta hacer, no es todo lo que somos, es una parte y que puede evolucionar o cambiar con el paso del tiempo, con la madurez que las historias y las lecciones aprendidas que ganamos día a día nos van enseñando.

Comparto todo esto que leí, mas mis comentarios y opiniones, por el hecho de que además de las cosas que me encantan hacer, hoy, decidí comenzar a incursionar en otros campos complementarios y adicionales a los que ya había incursionado.

Después de varios años, algo así como 3, de enseñar matemáticas a mi hija que en unos días más cumple 11 años, vi como ella comenzó a tener un amplio conocimiento de la materia, sabía como aplicar conceptos y como resolver problemas, el método que fui elaborando y puliendo poco a poco con ella a lo largo de estos 3 años, estaba rindiendo sus frutos.

Ella es una de las mejores alumnas de matemáticas de su curso y es la única de las consideradas las mejores alumnas que no va a un instituto o academia que le enseñe matemáticas, todas sus compañeras del cuadro de honor, lo hacen.

Desde luego no quiero sonar soberbio ni condescendiente, mi hija tiene una inteligencia notable, sé que esa niña hará grandes cosas en su vida, sus notas son sólo su esfuerzo, tiempo y dedicación, pero también sé que el método que desarrollé para ella, fue muy importante para que ella tenga gusto por la matemática y se le haga una actividad sencilla y casi innata. 

Sé que este método se podría aplicar a otros niños y funcionaría, obteniendo resultados muy satisfactorios para los padres, pero principalmente para los niños.

Todo eso me dio una idea y fue así como surgió…

Esa infografía, detalla todo el servicio que tengo para niños a partir de los 10 años, hasta los adolescentes que están finalizando el colegio.

Sé que también hay jóvenes en edad universitaria que tienen problemas con otro tipo de materias y que se les complica mucho el avance en su carrera.

Hay otros jóvenes que han terminado sus estudios y no pueden elaborar su tesis o proyecto de grado y llegan a gastar mucho dinero comprando una tesis, muchas veces se quedan con la carrera inconclusa por falta de recursos y la guía necesaria para hacer su tesis o proyecto de grado.

También pienso en los emprendedores, aquellos que tienen una genial idea pero no saben como montar sus negocios ni que deben hacer, no conocen sobre modelos de negocios, ellos también necesitan ayuda.

Para todos estos segmentos  me tomé la libertad de preparar esta otra infografía:

Creo que abarqué a todas las personas que puedan necesitar y apoyo para seguir y aprender lo que necesitan para llegar a descubrir su primera vocación y por qué no las demás, y así vivan felices haciendo lo que les gusta y que además reciban una remuneración por ello.

Espero que este post haya sido de tu interés y de utilidad.

Hasta otro día!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s