BearSoft, Empresas y Emprendimientos

15 años de historia…

Hace 15 años exactamente, luego de algunas amargas experiencias tratando de ser un empleado más de algunas empresas, o un consultor clave para otras, mi enorme deficiencia en relacionamiento con las personas, mi incapacidad de callar y mantenerme estático ante la estupidez humana o ante eventos que considero injustos o faltos de ética, al verme sin más opciones entre tanto buscaba la siguiente consultoría o el siguiente trabajo que pueda darme la oportunidad de generar el sustento diario, decidí abrir mi empresa, BearSoft.

Mi hija estaba pronta a llegar, no podía estar sin trabajo, las obligaciones y los gastos se multiplicarían, así que decidí ser formal en un lugar donde reina la informalidad, obtuve mi matrícula de FUNDEMPRESA, documento que no me ha servido nunca de nada, luego de 15 años y 260 Bs. anuales, he gastado 3900 Bs. inútilmente, nunca me ha servido de nada, sólo la presenté un par de veces como requisito para presentar alguna propuesta, el medio en mi país no es el mejor para ser emprendedor y menos ser formal.

Como si todo eso fuera poco, era necesario contar con una licencia de funcionamiento para poder renovar la matrícula, esa licencia de funcionamiento la otorga la alcaldía, no entiendo hasta ahora para qué, pero tenía que hacerlo, fui por ella y me mal explicaron que tenía que medir todo el espacio que estaba ocupando, yo medí toda la sala y el comedor del antiguo departamento dónde vivía, 36.9 metros cuadrados era la medida, me cobraron más 400 Bs. por la licencia, como mi vida no fue una laguna con las aguas tranquilas, sino tuvo muchas turbulencias durante muchos años pagué un exagerado monto por un espacio que sólo ocupé un par de años, multas sanciones, castigos, más de 9000 Bs. a lo largo de estos 15 años para recién este año después de un tormentoso recorrer las oficinas de la alcaldía para evitar mayores problemas a los que ya tuve con sanciones y notificaciones, pude cambiar no sólo la superficie a 1 metro cuadrado, que es en realidad lo que ocupo, sino la dirección que había cambiado 4 veces en esos 15 años, al fin estaba al día, para enterarme que ya no es necesaria la licencia de funcionamiento para renovar la matrícula de FUNDEMPRESA, ¿qué cosas no?

El infierno impositivo, que el día día tenemos que vivir quienes queremos ser formales, muchos de los trabajos que se hicieron durante los primeros años de BearSoft, no tuvieron ninguna dificultad a la hora de emitir la factura y de hacer el cobro respectivo y desde luego el pago respectivo del impuesto, pero cuando decidí comenzar a trabajar con el gobierno o con las famosas entidades de cooperación, comenzó una debacle que sólo después de muchos años y de giros inesperados en mi vida, pude salir del gran pozo en el que me había metido.

Sabían que las empresas públicas y las entidades de cooperación te piden un mes antes que emitas una factura para que procesen tu pago y demoran un mes exactamente, que dependiendo de la fecha de emisión, muchas veces el vencimiento del pago del impuesto llegó mucho antes del pago, así que comencé a presentar mis formularios IVA e IT, pero sin pagarlos, comenzando una inmensa bola de nieve que me llevó a deber 190 mil bolivianos, entre perdonazos impositivos y giros inesperados de la vida, bajó a 115 mil que ahora desde hace un año voy pagando y durante los próximos 4 años más tendré que hacerlo puntualmente, lo bueno es que ya no tengo congeladas mis cuentas, puedo usar el sistema financiero y no tengo que estar recibiendo notificaciones a diario, más bien ahora ya no tengo nada adeudado con impuestos y sólo me resta cumplir este plan de pagos que voy pagando desde hace casi un año.

Clientes, deshonestos, poco comprometidos, clientes que no tenían idea de lo que querían y exigían cosas que jamás habían solicitado, todo esto había que cada proyecto lejos de ser un caso de éxito, fuera una lección aprendida de que no volver hacer y que ajustar. Clientes que me usaron como saco de sus frustraciones y hasta un juicio me metieron, mas bien pude ganarlo y demostrar la gran estafa que esos poco éticos e indecentes tipos estaban haciendo. Clientes que no podían asumir su responsabilidad de hacer las pruebas al sistema, dejaban semanas el trabajo inconcluso y luego cancelaban el contrato pidiendo devolución de su dinero como si las hora invertidas en el trabajo que ellos nunca revisaron fueran nada, muchos casos de estos, no entiendo a la gente y su falta de honestidad, compromiso y ética.

El gran problema siempre fue que jamás tuve contactos, amigos o conocidos que me dieran una mano en conseguir proyectos, un par de veces me ayudaron pero cobraron más de lo que merecían y luego me tildaron de que yo los engañé, además que jamás asumieron su responsabilidad en los desastrosos proyectos que me entregaron y que nunca llegaron a ninguna parte. Yo con una inteligencia emocional casi nula, sin amigos, sin contactos, con miles de deudas y más problemas que soluciones, tuve que seguir remando.

Los años pasaban, la obligaciones seguían ahí y las del diario pues, esas nunca se van, con una hija que crecía y sus necesidad también, con gente que necesitaba de mi para su día a día, no podía seguir con una empresa que nació destinada a morir antes de tiempo, decidí volver a vender mi mejor producto, yo mismo, comencé a dar clases, enseñar todo lo que sabía, comencé a aprender nuevas cosas como auditorías en TI, metodologías como la COBIT, normas ISO como las relacionadas a la seguridad de información, o normas locales como las de la ASFI para los bancos por supuesto del área de TI, en fin, eso me permitió vivir más tranquilo, ya no endeudarme más para resolver proyectos que nacían muertos, traté de avanzar y dejar atrás los sin sabores que BearSoft me había dejado.

Al cumplir 8 años con BearSoft, recibí la primera buena noticia en casi una década, un amigo de mi hermano, necesitaba alguien de confianza para ayudarle en un proyecto enorme, era mi desquite, la revancha que había estado buscando, me anoté y me entregué por completo a ese proyecto, recibí una buena compensación, me ayudó a pagar muchas deudas del pasado, quedaban varias todavía, pero pude cerrar el juicio que tenía, lo gané y recupere mi acceso al sistema financiero, tenía además la promesa de este amigo de que yo participaría en todas las instalaciones en todos los clientes que usarían el producto, yo sería el responsable de mantenimiento y soporte, en fin, todo se pintaba muy bien, pero como ya era una costumbre en mi vida, esto sólo fueron promesas vacías, una ves que este amigo obtuvo su sistema, todo el código fuente y todas las adecuaciones a un precio inferior, me dio una patada en el trasero y me dejó parado sin poder hacer ya que para mi su palabra valía pero en el tiempo las cosas mostraron que incluso la gente de “confianza” puede ser deshonesta.

Yo no le dije nada, apelé a su consciencia, nunca pasó nada más, así que asumo que no tiene consciencia, lo que parecía el inicio de una nueva era, simplemente había sido un oasis en el desierto, decidí continuar con las auditorías y otros temas, un par de proyectos surgieron y en el último que se dio para cuando BearSoft había cumplido 10 años, me dijeron que la tecnología que usaba estaba obsoleta, otro golpe bajo, pero necesario.

Luego de 10 años que transcurrieron desde que empecé con BearSoft, el golpe con la realidad de que nunca me había actualizado por falta de tiempo y principalmente por falta de dinero, el desarrollo ya no era una opción, mientras no investigue que era lo nuevo y cómo se hacía, no podía ser irresponsable y ofrecer cosas obsoletas, sólo la enseñanza en la universidad y las auditorías eran mi única forma de subsistencia, las cosas habían mejorado en algo, pero todavía faltaba mucho.

Comencé un camino de investigación, decidí volver a ser pionero en tecnología, me tenía que conformar con la información incompleta y básica que encontraba en internet, la información importante y más compleja tenía costo, pero no podía pagarlo, debía seguir intentando buscar otras fuentes de ingreso, comencé a recordar que algunos años antes una persona que conocí por azares del destino, me comentó que existían empresas en Bolivia, que eran fantasmas para todos, porque eran maquilas de software para otras partes del mundo y que en muchas de ellas podías trabajar desde tu casa, era un deseo que comenzaba a surgir, BearSoft, seguiría pero sólo como una imagen en caso de que algún día se pueda hacer algo, era momento de potenciarme yo mismo, todavía no había entendido algo importante, ya no faltaba tanto para hacerlo.

Comencé una búsqueda que luego de algunos meses en enero del 2016 dio su primer fruto, encontré una empresa donde podía trabajar en proyectos en Estados Unidos, pero no desde mi casa, pero bueno ya era un avance. Tras cuatro meses de estar trabajando ahí, tuve un problema con el responsable, no pude callar ante su estupidez, se lo dije en la cara como siempre hago las cosas directo y de frente, pero con las mismas consecuencias de siempre, estaba fuera, pero había tenido 4 meses de estabilidad que me permitieron pagar algunos cursos online.

Seguramente, la vida vio que era injusta mi salida de ese lugar y antes de que me de cuenta, ya tenía una auditoría entre manos, mientras hacía esta, me encontré con un amigo de la infancia que me contó que él trabajaba en una empresa para gringos y proyectos en el exterior, quedamos en hablar, a los pocos días vi un aviso en el periódico que me dio una buena espina, mandé mi currículo, en cuestión de días tenía una entrevista, sorpresa la mía el que me entrevistó era mi amigo de la infancia, parecía que todo por primera vez se podía acomodar.

Con los otros trabajos pude salir adelante con el gran proyecto que hice unos años antes solucioné muchas cosas, ahora tenía un trabajo seguro, podía avanzar, comencé un 12 de octubre de 2016, mientras yo avanzaba en la empresa aprendía simultáneamente las nuevas tecnologías, comenzaba una época de estabilidad y paz. Me tocaba dictar cursos, dar capacitaciones en fin comencé a tener más ingresos, estables y continuos, fui liquidando una a una las deudas que tenía, sólo faltaba impuestos, mientras pensaba cómo solucionaría eso, impuestos llegó y me cortó el acceso al sistema financiero nuevamente, estaba sin poder hacer muchas cosas, pero siempre habían formas de salir adelante.

Dentro de la empresa hice un par de amigos, de esos que no explicas como los conoces pero después se vuelven en piezas clave en tu vida, uno de ellos Rodrigo, partió cuando yo lleva algo más de 6 meses en la empresa, fue una triste noticia, pero se notaba que él se iba a un mejor lugar y siempre dejó la sensación que yo lo volvería a ver o al menos tendría noticias buenas de él.

Ya había transcurrido varios meses que estaba trabajando y aprendiendo nuevas cosas, claro no de una manera organizada y metódica como me gusta, pero todo servia para que en mis ratos libres pueda ir profundizando los temas, surgió un proyecto comencé a trabajar en él y cuando el tiempo se comenzó a tornar en mi contra, hable con Isra, la segunda persona con la que había hecho amistad, le pedí que me colaborara para poder avanzar y entregar un demo al potencial cliente para ver si seguíamos con el proyecto o no. Seguros de que más adelante tendríamos buenas noticias, Isra me dijo que usaría algo de código que estaba casi obsoleto en la empresa pero que funcionaba para salvar el apuro y que en el tiempo lo cambiaríamos por nuestro código, la cosa era que el cliente enganche con el proyecto, yo acepte, porque sólo era temporal.

El proyecto nunca se llevó adelante, así que todo el esfuerzo fue en vano, hablé con Isra y le dije que ya no iba y que ya no era necesario que se apure cambiando la parte que habíamos usado por una nueva, así que era hora de eliminar el proyecto, yo por mi parte nunca tuve el código completo, sólo tuve lo que yo hice, Isra además de mi código, tenía su código y la parte que usamos para el demo, Isra olvidó por completo el proyecto en su computadora, por alguna razón desconocida, revisaron la máquina de Isra, nos acusaron de estar robando el código y me dieron a elegir quién se iría de la empresa, por supuesto que no podía permitir que Isra fuera afectado, asumí la responsabilidad de no haber evitado que Isra use algo del código, además de pedir que Isra fuera quien se quedara ya que tenía 2 hijos, así que me fui, otro momento difícil y otra etapa había llegado a su fin, por “mala suerte” o malas decisiones, no importaba ya, otra vez estábamos como al principio, solo que sin más deudas que al fisco, así que había un avance pero, el tiempo apremiaba y si no encontraba algo lo más pronto posible todo el sacrificio de esos 2 años hubiera sido en vano.

La vida da muchas vueltas, mientras transitaba mi vida en la empresa, antes de que pasen los acontecimientos que conté en los párrafos anteriores, retomé contacto con gente de mi promoción del colegio, comenzó una amistad muy bonita, como nunca antes había tenido, se armó un grupo de amigos, llenos de diversidades y de coincidencias, fue de ahí que Chichi, un colega en la profesión, exitoso empresario, y excelente persona, me tendió su mando cuando perdí el trabajo, me pidió que lo ayude, y durante algunos meses me acogió y esas son las cosas a las que algunas personas le llaman milagros, Chichi es por mucho una de las personas que más ha hecho por mi en esta vida, relativamente somos amigos hace poco, pero parece que fuéramos amigos de toda una vida, esta es la clase de gente que vale la pena tener cerca y conocer.

Mientras mis días transcurrían ayudando a Chichi en sus proyectos y aprendiendo nuevas herramientas, un día mi celular sonó, era Rodrigo Chumacero, el otro amigo que hice en la anterior empresa, me dijo si estaba interesado en un trabajo remoto con empresas en Estados Unidos, desde casa, con un salario que era más que atractivo, le dije que estaba totalmente interesado, le mandé mi currículo y cuando las cosas ya se habían dado, hablé con Chichi, le agradecí por la ayuda temporal, él me dijo que estaba feliz de que yo haya encontrado algo mejor y que sea bueno para mi y me dijo, nos vemos la siguiente reunión en mi casa, la amistad más sincera que uno pude tener.

De ahí en más comencé un camino de aprendizaje a detalle de las herramientas más modernas, cada vez más experto y especialista, miles de nuevas experiencias, un jefe que es una bendición, un tipo franco, abierto, un líder, una buena paga, trabajo desde mi casa, mis desarrollos están en productos conocidos, un periodo de paz y éxito, para rematar comencé a pagar impuestos, recuperé de nuevo mi cuenta, tengo amigos buenos, familia, paso momentos geniales, sin deudas, parece que por primera vez en mi vida todo encaja.

Un día mi actual jefe, Jerson, me hablo sobre BearSoft, fue ahí que me di cuenta que BearSoft, siempre fui yo, es por eso que nunca pude hacer que funcione de forma independiente, siempre fuimos uno sólo por eso mis triunfos de hoy son los de BearSoft, los fracasos que BearSoft tuvo en el pasado son los míos, el aprendizaje de BearSoft es el mío, en pocas palabras sin BearSoft yo jamás hubiera aprendido todo lo que aprendí, jamás hubiera vivido todo lo que viví y desde luego nunca hubiera llegado aquí, caí muy abajo y pude salir, por eso y por mucho más gracias BearSoft, felicidades en estos 15 años de todo lo que hemos vivido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s